Comunicado de prensa 055/2012

Concluyó el ciclo de conferencias Educación en Iberoamérica


comunicado055a_2012De los proyectos educativos pilotos de la UNESCO, el caso específico de Nayarit, habló la doctora Alicia Civera Cerecedo, profesora, investigadora de El Colegio Mexiquense, A. C. para concluir el ciclo de conferencias Educación en Iberoamérica realizado en Casa Toluca. La doctora Civera explicó que desde 1920 se desarrolló una política educativa amplia y novedosa que buscaba expandir la escuela por todo México, una escuela con un programa especialmente ruralista, basado en las necesidades de la gente y en busca de mejorar sus condiciones de vida en los aspectos económico, cultural y social.

Dijo que aún cuando el impulso a la educación estaba en declive, en 1947, ésta podía presentarse como uno de los aportes fundamentales de México para el mundo; agregó que los integrantes de la UNESCO, institución que apenas empezaba a consolidarse, observaron el trabajo realizado en nuestro país respecto a la educación rural.

La llamada educación para la paz impulsada por la UNESCO incluía diversas actividades que propiciaban el entendimiento mutuo a través de la educación y la cultura, no obstante tenía poco presupuesto y la educación no era considerada una prioridad, menos en el caso de América Latina. En 1948 el programa de educación de la UNESCO daba mayor claridad a lo que se realizaba, apoyaría la realización de proyectos pilotos que definirían lo que llamaban educación fundamental.comunicado055b_2012

La doctora Civera habló de los diversos proyectos que se promovieron en Latinoamérica; México propuso una experiencia con la intención de que pudiera ser un modelo para todo el mundo, basado en la generación de instituciones educativas, desde preescolar hasta educación y agrícola, combinada con un grupo de aspectos que concentrarían los esfuerzos de diferentes secretarías gubernamentales: educación, economía, salubridad, agricultura, etc. con propósitos de reforma agraria, integrando de esta manera la educación fundamental.

Este proyecto piloto resultaba barato para la UNESCO, puesto que sólo dotaba de materiales y difundía la experiencia. Este ensayo se realizó en Santiago Ixcuintla, en Nayarit, y estuvo a cargo de los profesores Miguel Aguilera Dorantes e Isidro Castillo, era una oportunidad de mostrar al mundo que los métodos de la escuela rural mexicana eran efectivos y baratos.

El proyecto debía rescatar lo bueno que había tenido el proyecto educativo de la Revolución y eliminar lo malo, específicamente se trabajó en una zona de 28 poblados y la cabecera municipal conformando un proyecto regional que, además, integró a las escuelas privadas; este proyecto creció de 83 a 116 maestros, asimismo se logró ampliar la matrícula al doble en menos de dos años. Se trataba de la verdadera reforma social que había prometido la Revolución.

El estudio de la doctora Civera analiza el proyecto en tres niveles distintos: lo que fue para los políticos mexicanos y sus necesidades de legitimarse frente al exterior como un país moderno; la necesidad de la UNESCO de experimentar para implementar un proyecto que sería modelo para todo el mundo; y el intento de dos profesores para legitimar un proyecto que pensaban era exitoso