Comunicado de prensa 026/2013

Las cartillas de alfabetización son instrumentos portadores de valores


comunicado026a 2013Para concluir la participación de El Colegio Mexiquense, A. C. en el ciclo Encuentro de palabras se llevó a cabo la conferencia Dos cartillas de alfabetización en España (1937) y México (1944), dictada por el doctor Carlos Escalante Fernández, profesor investigador del Colegio. El doctor Escalante mencionó que con la claridad de que el analfabetismo es un problema social con muchas aristas y que en México sigue siendo un problema serio, la investigación elaborada, en relación con estos documentos, se aborda desde una perspectiva histórica, por lo que se refirió a las distintas épocas en las que aparecieron las cartillas.

A partir de las cartillas el doctor Escalante mostró dos experiencias alfabetizadoras, las cuales poseían características comunes tal como el lenguaje bélico, pues ambos países se encontraban en un contexto de guerra. En España, dijo, la coalición del Frente Popular ganó las elecciones en 1936 y Jesús Hernández, militante del partido comunista español, fue nombrado titular de la secretaría de instrucción pública, quien impulsó acciones de alfabetización. En 1944, México participaba con el bloque de aliados en la segunda guerra mundial y la campaña, impulsada por Ávila Camacho y, el entonces secretario de educación, Jaime Torres Bodet buscaba ser una contribucion a la paz mundial y una manera de formar ciudadanos exigentes de sus derechos y sabedores de sus obligaciones.

comunicado026 2013El doctor Escalante abordó distintos aspectos de las cartillas, tal como la manera en que fueron concebidas las cartillas de alfabetización que, por ejemplo, en el caso de España fue generada para alfabetizar a los soldados y campesinos que estaban en el campo de batalla. Las milicias trabajaron con La cartilla escolar antifascista, que poseía en sus páginas y contenidos un claro sentimiento antifascista, fue diseñada por Mauricio Amster. La cartilla poseía contenidos programáticos que aludían al contexto nacional e internacional, así como un mensaje esperanzador; tenía la función, además de alfabetizar, de convencer a los soldados que el mejor proyecto era el que proponía la república.

Para el caso mexicano, Torres Bodet buscaba una cartilla de tipo ecléctico que sirviera a los profesores recién egresados de las normales y a los “espontáneos de la enseñanza” para cumplir con la ley de emergencia decretada para justificar la campaña. La cartilla debía tener un mensaje de tipo moral, se trataba de introyectar valores en los contenidos, fuerzas laicas que tenían que estar inmersas en ella. La campaña mexicana se hace permanente, posteriormente se retomará y utilizará la misma cartilla, sin modificar sus contenidos.

Estas cartillas representan las primeras experiencias de elaborar materiales propios para alfabetizar adultos, el doctor Escalante consideró que en la construcción son innovadoras y se tiene claro que el destinatario cumplía con ciertas condiciones, así como que los métodos tradicionales no siempre funcionan en la resolución de problemas específicos, por lo que hay que buscar alternativas.

Las actividades del Encuentro de palabras, organizado por el Instituto Mexiquense de Cultura, el Consejo Editorial de la Administración Pública Estatal y El Colegio Mexiquense, A. C. continúan en diversos espacios.