Comunicado de prensa 041/2008

PRESENTAN EL CÓDICE DE SAN FRANCISCO XONACATLÁN EN LA XX FERIA DEL LIBRO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA

Este documento histórico, publicado en facsímil por El Colegio Mexiquense, A. C. está inscrito en la Colección Mayor de la Biblioteca Mexiquense del Bicentenario.

México, Distrito Federal, 23 de septiembre de 2008.

comunicado2041-2008En el marco de la XX Feria del Libro de Antropología e Historia, que se realiza en la ciudad de México, se llevó a cabo la presentación del Códice Techialoyan de San Francisco Xonacatlán, publicado por primera vez en facsímil por El Colegio Mexiquense, A. C. La obra incluye un estudio del investigador Raymundo Martínez García, quien analiza los distintos aspectos iconográficos, lingüísticos y pictográficos de este documento resguardado en la Biblioteca Latinoamericana de la Universidad de Tulane, Nueva Orleáns, en Estados Unidos.

El volumen fue comentado por la doctora María Castañeda de la Paz, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, y por el doctor René García Castro, de la Facultad de Humanidades de la UAEM, quienes destacaron la importancia del estudio de Raymundo Martínez para analizar no sólo el texto escrito en náhuatl clásico, sino también porque debido a las pocas investigaciones realizadas en este campo, constituye un punto de partida para futuros trabajos.

El doctor Xavier Noguez, investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., comentó que los Códices Techialoyan son documentos indígenas con iconografías y glosas con caracteres latinos escritos en lengua náhuatl; en su mayoría, fueron elaborados en la segunda mitad del siglo XVII en lo que ahora es el Estado de México.

El códice de San Francisco Xonacatlán, precisó, es el cuarto documento que es publicado por El Colegio Mexiquense, A. C. para contribuir al rescate y difusión de este importante corpus documental, y además es parte de los títulos que integran la Colección Mayor de la Biblioteca Mexiquense del Bicentenario.

La doctora Castañeda de la Paz refirió que el estudio del códice fue realizado de manera multidisciplinaria, pues implicó un arduo trabajo de campo, de archivo, de análisis pictográfico, así como de paleografía y análisis de las glosas que contiene. Subrayó que este tipo de trabajos es muy escaso, pues como antecedente únicamente se tiene el estudio de náhuatl del códice Tzictepec (del actual Tenango del Valle) realizado por Fernando Horcasitas en la década de 1970.

También resulta interesante el análisis de los personajes históricos y los tipos de tierra como los altepetlalli (tierras del pueblo), los tlatocatlalli (tierras de los gobernantes), a los que se alude en el Códice Techialoyan de San Francisco Xonacatlán, y que también hacen referencia a los límites territoriales.

El doctor René García Castro mencionó que este estudio plantea importantes avances metodológicos, pues logra integrar la iconografía, los textos y los contenidos. Sobre los códices Techialoyan, precisó que existen varias hipótesis sobre su origen, ya que algunos especialistas atribuyen su elaboración a la recuperación de la población indígena en la segunda mitad del siglo XVII, que coincide con un momento de fragmentación política de los pueblos de indios que tuvieron necesidad de contar con elementos les dieran legitimidad. Para ello, debían acreditar que contaban con un templo, con autoridades políticas propias y con un territorio.

En este mismo sentido, se sabe de pueblos que emprendieron procesos para promover su independencia de otras localidades; este es el caso de San Francisco Xonacatlán, que se independizó de Ocelotepec hacia 1688. Los códices Techialoyan se han caracterizado por ser de uso interno para las comunidades y eventualmente fueron utilizados ante los tribunales españoles y constituyen hoy verdaderas memorias internas de su historia.

El maestro Raymundo Martínez García explicó que la primera parte de su investigación la realizó dentro del Posgrado de Estudios Mesoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y le permitió resolver algunas dudas en torno a este documento insustituible para la comprensión de la historia del actual municipio de Xonacatlán; no obstante, este estudio debe ser leído como punto de partida para futuras investigaciones, además de que con la publicación del facsimilar, el códice se pone al alcance del público en general.