Comunicado de prensa 029/2008

DEFINIR UNA POLÍTICA ENERGÉTICA COMÚN, PRIORIDAD PARA LA UNIÓN EUROPEA

El bloque europeo requiere estrategias que fortalezcan su cooperación con otras regiones para asegurar su consumo de combustibles.

Toluca, Estado de México, 24 de junio de 2008.

comunicado2029a_2008Hacia el año 2030, el consumo energético de Europa dependerá en un 75 por ciento de importaciones, por lo que la Unión Europea avanza en la integración de una política energética común, para ampliar los canales de cooperación y entendimiento con regiones estratégicas como la Federación Rusa, Ucrania e incluso Turquía, a fin de asegurar la disposición de combustibles como gas y petróleo.

El Consejero Ministro de Asuntos Económicos de la Comisión Europea en México, Michelangelo Margherita, explicó que Europa enfrenta una natural carencia de recursos energéticos, por lo que se tiene una gran dependencia de otras regiones.

Al participar con el tema "Política común en materia de energía en la Unión Europea" en el Diplomado "La inserción de México en la globalización" de El Colegio Mexiquense, A. C., el conferencista aseguró que a partir del año 2003, la Unión Europea comenzó a cobrar mayor conciencia de este problema y sus países miembros trabajan ya en la definición de una política común para crear un mercado interno de energía.

A partir de compromisos unilaterales, la Unión Europea se ha fijado como meta reducir su consumo energético hacia el año 2020 en 20 por ciento, así como aumentar en 20 por ciento el uso de energías renovables en el mismo periodo, y alcanzar un 10 por ciento en el uso de biocombustibles para el sector transportes.comunicado2029b_2008

De acuerdo a las proyecciones del bloque europeo, se estima que para el año 2030 el continente tendrá una dependencia de 94 por ciento en el consumo de aceite, y de 84 por ciento en gas. El objetivo de la política energética común, es asegurar el abastecimiento de energía segura, confiable y sustentable de una forma competitiva.

Por lo que toca al consumo de petróleo, que es un combustible del que carece Europa, los esfuerzos se enfocan a diseñar mecanismos de cooperación con algunas repúblicas de la ex Unión Soviética, como la Federación Rusa y Ucrania, con las que se están preparando memorandums de entendimiento, al igual que con la región de Asia Central, para intensificar la colaboración con las regiones del Mar Caspio y del Mar Muerto.

El Consejero Michelangelo Margherita reconoció que entre los riesgos que en esta materia afronta la Unión Europea están la falta de abastecimiento debido a problemas geopolíticos, la caducidad de la infraestructura instalada (concretamente en la ex Unión Soviética) y prácticas anticompetitivas que limiten el desarrollo de proyectos de cooperación.

En el caso del uranio que se utiliza para la generación de energía nuclear, este es un elemento del que la Unión Europea también carece, siendo las fuentes más cercanas Kazajstán, la Federación Rusa, Ucrania e incluso África. Ante este panorama, Europa debe diversificar la importación de energía, dar seguridad jurídica para promover inversiones en los países de tránsito de energía, asegurar que haya un mercado igualitario entre los países involucrados y dar seguridad a la producción.

Con la participación del Consejero Michelangelo Margherita concluyó el módulo II "Unión Europea" del Diplomado "La inserción de México en la globalización", e iniciaron los trabajos del módulo III "Asia-Pacífico", moderado por el coordinador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Asia-Pacífico de El Colegio Mexiquense, A. C., Omar Martínez Legorreta.