Comunicado de prensa 016/2008

ESTUDIAN ESPECIALISTAS EL PAPEL DE LOS LÍDERES SOCIALES DENTRO DE LAS ESTRUCTURAS DEL GOBIERNO

Se llevó a cabo la Sesión del Seminario Permanente sobre Organizaciones Civiles de El Colegio Mexiquense, A. C.

Zinacantepec, Estado de México, 21 de abril de 2008.

comunicaco2016-2008bDurante el periodo 2006-2007, el gobierno federal dirigido por el presidente Vicente Fox favoreció la incorporación de líderes de la sociedad civil organizada que buscaron constituirse como mediadores de las demandas sociales y las acciones de gobierno, encaminadas a procurar un mayor bienestar; la forma en que se dio esta relación de cooperación es abordada en el estudio denominado "Cruces intersectoriales, líderes sociales de acción pública no gubernamental", coordinado por el doctor Alejandro Natal Martínez, investigador de El Colegio Mexiquense, A.C.

Al participar en la Sesión del Seminario Permanente sobre Organizaciones Civiles, en la que se abordó el tema de "La sociedad que gobierna", Natal Martínez refirió que este estudio realizado a propuesta de la London School of Economics, se condujo en Reino Unido, Bangladesh, Pakistán, Filipinas y México, con el propósito de estudiar, de manera comparada, cómo los líderes de la sociedad al entrar al gobierno podían o no impulsar las agendas que ellos mismos promovían desde la sociedad.

El estudio incluyó las reformas políticas, los cambios a las estructuras de poder, la organización de liderazgos y las prioridades al interior del sector público, entre otros aspectos. En el caso de México, explicó, se entrevistó a 24 activistas que en se vincularon al sector gubernamental federal durante el periodo referido.

El doctor Natal Martínez, quien coordina el Programa Interdisciplinario de Estudios del Tercer Sector (PIETS) de El Colegio Mexiquense, A. C, refirió que a través de este estudio se detectó que tras 72 años de un régimen de Estado bien definido, se dio una serie de cambios en la balanza del poder. El gobierno del presidente Fox estaba, en su inicio, en deuda con sectores de la sociedad civil que colaboraron para llevarlo al poder.comunicaco2016-2008a

Uno de los problemas de la nueva administración federal fue la falta de confianza en la burocracia, por lo que se procedió a invitar a líderes sociales a incorporarse en la estructura de gobierno, con el propósito de generar nuevos vínculos con amplios sectores sociales, económicos y políticos, así como para cambiar la imagen de las instituciones públicas.

Asimismo, la propia sociedad generó expectativas en torno a lo que sus líderes podrían hacer dentro del gobierno. Entre los resultados positivos destacó que muchos de ellos impulsaron la renovación a las áreas públicas donde se incorporaron, generaron una nueva agenda y despertaron una mayor aceptación entre la sociedad.

Sin embargo, con frecuencia los líderes que antes de incorporarse al sector público eran constantes demandantes de atención gubernamental, tuvieron que aprender a ser mediadores entre el gobierno y las organizaciones civiles, lo que terminó por alejarlos de las demandas sociales y del cumplimiento de las expectativas que se fijaron en ellos al iniciarse el periodo del presidente Fox.

Otra de las desventajas que han enfrentado los líderes sociales que al ingresar a la estructura de gobierno se transforman en funcionarios públicos, es que se enfrentaron a una amplia gama de movimientos sociales desarticulados y demandantes, dirigidos a su vez por otros líderes, y esta característica dificultó el trabajo sistemático de las instituciones públicas.

Finalmente, el investigador, quien estuvo acompañado por la doctora Gloria Guadarrama, quien moderó los trabajos de este seminario que se impartió simultáneamente a docentes y alumnos del ITESO, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Colima, refirió que varios de los líderes incorporados al sector público lograron mantener una relación más fructífera con aquellas instituciones civiles que cuentan con una estructura bien definida y tienen un mayor grado de organización interna.