Comunicado de prensa 011/2008

VISLUMBRAMOS EL FIN DEL UNILATERALISMO MUNDIAL

El surgimiento de nuevos centros de poder mundial predice el surgimiento de un orden que dé mayor equilibrio a las naciones, afirmó el Embajador Eminente de la SRE, Jorge Eduardo Navarrete.

Iniciaron los trabajos del Diplomado La inserción de México en la Globalización organizado por El Colegio Mexiquense, A. C.

Toluca, Estado de México, 9 de abril de 2008.

A principios de la década de 1990, cuando se produjo el colapso del socialismo, se desmanteló el Muro de Berlín y concluyó la guerra fría, el orden mundial se enfiló a lo que algunos estudiosos llamaron un "mundo unipolar" en el que un solo país se constituyó como una potencia mundial con amplio poderío económico y militar; sin embargo, el surgimiento de nuevos centros de poder mundial permiten anunciar la consolidación del multilateralismo, que debe dar mayor equilibrio a todas las naciones.

El Embajador Eminente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jorge Eduardo Navarrete, expuso lo anterior al exponer el tema de Las Instituciones Internacionales en el Mundo Global, que impartió en el marco de la inauguración del Diplomado La Inserción de México en la Globalización, organizado por El Colegio Mexiquense, A. C. y agregó si bien este fenómeno mundial ofrece para nuestro país grandes retos, también constituye grandes oportunidades para posicionarse mediante una diplomacia activa y dinámica.

El diplomático mexicano expresó que el gran desafío que enfrenta el mundo es demostrar que el multilateralismo funciona. En la primera década del siglo XXI es posible apreciar el surgimiento de nuevos centros de poder mundial, y ejemplificó los casos de China, que presenta una economía de rápido crecimiento y alta sofistificación; la Unión Europea que logró superar una crisis constitucional; la Federación Rusa, que dejó atrás el estancamiento de los años 90 y que, impulsada por el petróleo ha recuperado su crecimiento; la India que vive un proceso ejemplar de avance tecnológico autónomo y de consolidación de la economía del conocimiento, y Brasil que, en América del Sur, parece encabezar una renovada dinámica económica y comercial.

El también profesor-investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que en el plano diplomático México ha tenido un gran desempeño, pues ante las Naciones Unidas defendió el principio de igualdad jurídica de los estados y se opuso a la idea de que en el Consejo de Seguridad hubiera dos categorías de países miembros.

Ante el máximo organismo internacional, México postuló la primacía del desarrollo económico y social de los pueblos, y ha sido un participante activo y constante en favor del desarme -tarea que le valió al diplomático Alfonso García Robles el Premio Nobel de la Paz-. Esta lista incluye el Tratado de
Tlatelolco con el que se logró el establecimiento de la primera región libre de armas nucleares en América Latina y El Caribe.

En los debates para construir un nuevo orden económico internacional, nuestro país propició en los años 70 la adopción de la carta de deberes y derechos económicos de los estados, y junto con Austria y Canadá organizó y copresidió en Cancún la primera cumbre reunión de jefes de estado y de gobierno sobre cooperación para el desarrollo. Además, ha planteado enfoques innovadores para manejar temas como el de migraciones, tráfico de estupefacientes y el derecho de personas con capacidades diferentes.

Ante el presidente de El Colegio Mexiquense, A.C., Edgar Hernández Muñoz, y el coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno del Estado de México, Arnulfo Valdivia Machuca, el embajador Jorge Eduardo Navarrete, destacó que otros de los temas que en el contexto internacional tienen actualmente una gran importancia para el gobierno mexicano son la paz y la seguridad; la vigencia del derecho internacional; la energía y el ambiente; los derechos humanos y el terrorismo; la migración y las condiciones laborales; y la cooperación internacional.

Por otra parte, el diplomático mexicano subrayó que en el nuevo orden internacional que se vislumbra, la mayor potencia del mundo ha perdido terreno en la economía y en el comercio mundial. Estados Unidos es el mayor país deudor si bien conserva un importante liderazgo tecnológico asociado a su poderío militar-industrial; no obstante, en 2006 el gasto militar estadounidense equivalió casi a la mitad del gasto militar del mundo, al ubicarse en 46 por ciento.

Concluyó que tal y como lo afirmara en el año 2005 el entonces presidente de la LX Asamblea General de las Naciones Unidas, Jan Eliasson, en el marco del 60 aniversario de la ONU, lo que está a prueba en nuestros días es lograr que el multilateralismo que se vislumbra a nivel mundial funcione y sea más benéfico a las naciones.