Comunicado de prensa 018/2007

Mayor participación de la sociedad en la definición de políticas culturales y los medios públicos, demandan especialistas

En el marco del Foro convocado por El Colegio Mexiquense, A. C., fue presentada la revista Derecho y Cultura

Zinacantepec, Estado de México, 13 de julio de 2007.

comunicaco2018-2007La definición de políticas culturales debe dejar de ser una atribución del estado y transformarse en un proceso en el que los actores de la sociedad tengan una actitud más participativa y propositiva, a fin de superar los desafíos que implican fenómenos como la globalización, el desarrollo de nuevas tecnologías y la pérdida del sentido de identidad y pertenencia, coincidieron los asistentes al foro Políticas Culturales y Medios Públicos, organizado por El Colegio Mexiquense, A. C.

Durante los trabajos realizados en el Aula Mayor del recinto, Jorge Fernando Negrete Pacheco, presidente del Grupo Mexicano de Arte y Cultura S. A. de C. V., señaló que actualmente en el mundo existen varios modelos de política cultural que cada vez conceden mayor importancia a las políticas culturales, las culturas populares y las nuevas tecnologías. Por ello, destacó, resulta vital e importante la participación directa de la sociedad en el diseño y desarrollo de la política cultural, la cual tiende a disminuir la participación del estado como órgano dirigente o tutelar.

El especialista mencionó que en México se tiene un claro reconocimiento a las culturas populares, a la descentralización y al federalismo. En este sentido, puntualizó, "...tenemos una idea muy clara con relación al tema de la educación como elemento fundamental para promover la cultura y las artes desde un modelo descentralizado de medios públicos para agregar, hoy día, elementos como las industrias culturales y las tecnologías de la comunicación y la información".

Sostuvo que los medios públicos juegan un papel fundamental, pese a que en el país existen dos grupos radiodifusores dominantes, se cuenta con todo un modelo de redes de medios públicos que han hecho un gran esfuerzo para conformarse en una alternativa en materia de radiodifusión. Sin embargo, entre las amenazas que enfrentan los medios públicos en México, está el hecho de que al depender de la administración pública centralizada pueden volverse un órgano de comunicación del gobierno, que no permita la libre circulación de las ideas, además de que al depender del presupuesto público tienen compromisos con el gobierno, no con el estado, añadió.

En este sentido, el reto consiste en lograr que los medios sean verdaderamente públicos, es decir que sean creados, administrados y auditados por la sociedad. Así las cosas, una política cultural no está completa si no se conoce y comunica, por lo tanto tenemos que definir una política de medios públicos como una herramienta de vinculación con la sociedad, abundó.

La diputada Selma Montenegro, presidenta de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, de la Legislatura local, se pronunció porque la sociedad civil tome un lugar preponderante en este proceso, pues las políticas culturales lejos de ser impuestas, deben salir de la sociedad y ser un ente dinámico que permita preservar las tradiciones y consolidar la identidad en el marco de la diversidad social y cultural de la entidad.

Para la escritora Bertha Balestra Aguilar, la globalización, la creciente tecnificación y el avance de las telecomunicaciones son fenómenos irreversibles que arrasan mundialmente con las peculiaridades de la cultura regional, los modos de vida tradicional y el sentido de identidad.

Asimismo, consideró que con el objetivo de cosechar frutos reales y alcanzar un prestigio duradero, una política cultural seria debe buscar sincera y honestamente el equilibrio entre el progreso y la identidad, olvidarse de los reflectores y del populismo cultural, centrarse en el rescate, fortalecimiento y promoción del patrimonio cultural de la sociedad, todo ello con miras a fortalecer el sentido de identidad, concluyó.

Con el ánimo de contribuir a la reflexión en temas de coyuntura e incidir en las políticas públicas relacionadas con estas materias, fue presentado el número diez y seis de la revista Derecho y Cultura, editada por la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura (AMEDyC) A. C., por parte del presidente de este organismo civil, Raúl Ávila Ortiz.

Acompañado por el doctor Edgar Hernández Muñoz, presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Ávila Ortiz detalló que en este número, la publicación cuatrimestral inicia su segunda época e incluye artículos referentes al Derecho y política cultural, Federalismo y patrimonio cultural, y la forma de los medios públicos, elaborados por reconocidos integrantes de la academia, quienes aportan sus reflexiones en torno a distintos aspectos de la política cultural mexicana.