Comunicado de prensa 029/2006

Fue presentado el libro El estudio de la nueva ciencia política; decrece la importancia del voto, la democracia y los partidos políticos, advierten

Zinacantepec, Estado de México, 7 de diciembre de 1006.

hpim0664_29Actualmente, el voto ya no es la única fuente de legitimidad social, debido a que existen instancias jurisdiccionales que lo interpretan peligrosamente e incluso lo sustituyen; de hecho se puede observar que las movilizaciones postelectorales condicionan el voto y, en algunas ocasiones, lo nulifican, todo lo cual debe confrontarse con el principio de la voluntad soberana, afirmó Enrique Mendoza Velázquez, uno de los coordinadores del libro colectivo El estudio de la nueva ciencia política. Perspectivas generales.

Durante la presentación de la obra en El Colegio Mexiquense, A. C., el también Secretario Técnico del Gobierno del Estado de México, admitió que la democracia es un sistema imperfecto y limitado, y se refirió con preocupación a encuestas realizadas en América Latina sobre la percepción de la gente, en que ésta se inclina a favor de regímenes dictatoriales eficaces por encima de democracias débiles y secuestradas por las burocracias; de tal manera que los populismos y los liderazgos mesiánicos están sustituyendo a los líderes racionales, de centroizquierda, debido a la insatisfacción de las expectativas de las sociedades.

El libro está coeditado por la Universidad de La Habana, la Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, el Centro Internacional de Estudios Estratégicos y el Gobierno del Estado de México, y reúne veinte artículos de investigadores mexicanos y cubanos, principalmente, divididos en dos partes, dedicadas, respectivamente, a cuestiones teóricas y metodológicas, y a las nuevas tendencias en el estudio de los fenómenos políticos de nuestro tiempo. Los coordinadores son Juan de Dios Pineda, Thalía Fung y Enrique Mendoza Velázquez.

Éste dijo también que los estudiosos y pensadores tienen el gran desafío de democratizar los efectos de la riqueza socialmente construida atemperando las asimetrías que plantea un mundo cada vez más diverso. En este tenor, añadió, la obra es pertinente, dado que hay hechos concretos que confirman que los instrumentos metodológicos con los que se cuenta no alcanzan para interpretar los fenómenos contemporáneos.

Añadió que un principio que también puede reinterpretarse a la luz de nuevos instrumentos epistemológicos es que los partidos políticos carecen de representatividad y base social de apoyo, e impera su descrédito en la medida que se encuentran en los últimos lugares de la apreciación ciudadana.

Los índices marginales con que se elige a los representantes populares no rebasan 15% de la población votante, lo cual señala la fragilidad del poder público frente a una sociedad civil crítica y contestataria, que no ve en los cauces institucionales vías de respuesta a sus demandas cotidianas, apuntó.

En su oportunidad, Jorge Abdó Francis, ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Tabasco, reconoció en sus comentarios que México está lejos de ser un país democrático, dados los recientes retrocesos en distintas áreas del desarrollo; y en relación con el libro afirmó que favorece la reflexión de situaciones como la reciente elección en Cataluña, en que por primera vez un partido político de ciudadanos logró tres escaños del Parlamento, y cuya demanda central es lograr que todas y cada una de las personas sean respetadas por su condición de seres humanos, independientemente de sus diferencias étnicas, políticas, religiosas y económicas.

El Presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Edgar Hernández Muñoz, también participó como comentarista, y aseguró que la propuesta de abordaje de una nueva ciencia política tiene como trasfondo una tradición filosófica en que persiste el pensamiento humanista, y que justamente es nueva por su perspectiva ética.

Si en el siglo XX la gran reivindicación política fue el derecho a la igualdad, en el siglo XXI debemos pensar en el derecho a la diferencia, en correspondencia con la diversidad social, que difícilmente puede ser entendida desde una perspectiva en que la ciudadanía es entendida como la uniformidad de los hombres ante la ley.

Cabe cuestionarse si es posible hablar de igualdad entre los hombres cuando los nuevos actores individuales y colectivos reivindican nuevos derechos, lo cual requiere de nuevas formas de entenderlos, asentó.

La presentación de la obra fue moderada por la Coordinadora de Investigación de la institución anfitriona, María del Carmen Salinas Sandoval, y el acto contó con la presencia de una nutrida audiencia, en la que destacaron los políticos y servidores públicos del gobierno estatal.