Comunicado de prensa 024/2006

El libre comercio da resultados en el largo plazo; mantienen posiciones diferentes los gobiernos de México y EU y los académicos

*Hay que destrabar la Ronda Doha, pero prevenir que los beneficios realmente alcancen a los países en desarrollo

Toluca, Estado de México, 16 de noviembre de 2006.

rondadoha16110620013_24

En la gráfica, Omar Martínez Legorreta, Ismael Ortiz Fernández, Edgar Hernández Muñoz, Jonathan Fritz y Eduardo Morales Pérez, en la mesa académica "La suspensión de la Ronda Doha de negociaciones comerciales multilaterales y sus implicaciones para México", organizada por El Colegio Mexiquense, A. C., en el Museo de Bellas Artes de la ciudad de Toluca.

Aunque México y Estados Unidos tienen una posición similar con respecto a destrabar las negociaciones sobre el libre comercio agrícola y de servicios, estancadas en la Ronda Doha, en cuyo seno se han dado esas discusiones, la liberalización comercial total que propone la superpotencia no traería beneficios económicos a los mexicanos, pues el país está fuera de las naciones consideradas en el programa de Asistencia Oficial para el Desarrollo y dicha liberalización significaría a lo mucho 280 mil millones de dólares (mmd) en 2015, de los cuales dos terceras partes beneficiarían a los 26 países desarrollados y sólo 80 mmd a los que están en desarrollo.

En la mesa académica dedicada a "La suspensión de la Ronda Doha de negociaciones comerciales multilaterales y sus implicaciones para México", el director general de Negociaciones Comerciales Multilaterales de la Secretaría de Economía, Ismael Ortiz Fernández; el representante de la Sección Económica de la Embajada de Estados Unidos en México, Jonathan Fritz, y el investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., Eduardo Morales Pérez, sostuvieron argumentos distintos en relación con el impacto de una liberalización total.

En particular, el coordinador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Europa de la institución organizadora del encuentro, con base en datos del Fondo Monetario Internacional y de la propia OMC, consideró preocupantes la caída de México en la lista de países exportadores en los últimos tres años, el desplazamiento de Estados Unidos como el principal exportador por parte de Alemania Federal, además del déficit comercial del vecino país del norte que, según el prestigiado periódico The Wall Street Journal, alcanzó los 805 mil millones de dólares en 2004, cifra similar al tamaño de la economía mexicana y que representa 6.3% del Producto Interno Bruto norteamericano.

Si bien se manifestó a favor del libre comercio y de que se reanuden las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Doha —que toma su nombre de la Cuarta Conferencia Ministerial dedicada a la agricultura y los servicios, iniciada en Qatar en 2001—, con base en afirmaciones del Premio Nobel de Economía 2001 Joseph Stiglitz, previno de que el libre comercio da resultados positivos en el largo plazo, y cuestionó que la apuesta de México se haya concentrado en el libre comercio con EU descuidando el enfoque pragmático de la diversificación de sus relaciones comerciales.

En tanto, Ortiz Fernández resaltó la importancia de la Ronda Doha para México y los datos del Banco Mundial que señalan que una liberalización comercial total representaría salir de la pobreza para 140 millones de personas hacia el año 2015. Sin embargo, cuestionó también los diferenciales en los beneficios que recibirían los países desarrollos de los que tendrían los países en desarrollo.

En la sesión de preguntas y respuestas, aseguró que la concentración del comercio mexicano en el mercado de EU por más de 87% es una responsabilidad compartida tanto por el gobierno federal como por el sector empresarial; subrayó la importancia de que el país logre las reformas estructurales pendientes en materia laboral y energética, principalmente, y confirmó la necesidad de invierta más recursos en investigación, a la que destina apenas 0.6% del PIB.

El representante de la embajada de EU, Jonathan Fritz, aseguró que el éxito de la Ronda Doha está todavía al alcance, y ponderó favorablemente los resultados que tendría para las naciones en desarrollo, al tiempo de asegurar que su país es el que menos subsidia las exportaciones, con sólo 12%, contra 51% de Japón y 114% de India. Defendió asimismo los 80 mil millones de dólares destinados en 2005 a la asistencia de los países pobres por parte del Grupo de los Siete.

Afirmó que para el Presidente George Bush la Ronda Doha es una prioridad y un punto de acuerdo con el nuevo Congreso, cuya mayoría quedó en manos de los demócratas en las elecciones recientes, a la vez que contrastó la posición norteamericana con la de la Unión Europea con respecto a la liberalización del comercio agrícola, en que EU mantiene una propuesta más abierta.

La mesa académica organizada por El Colegio Mexiquense, A. C., contó con la asistencia del Presidente del mismo, Edgar Hernández Muñoz, quien se refirió a la importancia del tema y al interés de la institución por atender ése y otros vinculados con la globalidad, y fue moderada por el investigador Omar Martínez Legorreta.