Comunicado de prensa 015/2006

El reto de las ciencias sociales: convencer a la burocracia y a la sociedad de que son fundamentales para las políticas públicas y la solución de problemas

*Organizó El Colegio Mexiquense, A. C., la Mesa-debate "La investigación, enseñanza y difusión de la historia, desde la perspectiva institucional de la Red de Colegios"

Zinacantepec, Estado de México, 11 de septiembre de 2006.

Junto a una crónica falta de financiamiento y presupuestos insuficientes para la investigación en ciencias sociales, hace falta el convencimiento de los gobiernos, la iniciativa privada y la sociedad en su conjunto de que la investigación, enseñanza y difusión de la historia permiten entender de mejor manera el presente y definir el futuro en un entorno nacional e internacional convulsionado.

En términos generales, los investigadores participantes en la mesa-debate "La investigación, enseñanza y difusión de la historia, desde la perspectiva institucional de la Red de Colegios" —organizada dentro del marco del vigésimo aniversario de El Colegio Mexiquense, A. C.— coincidieron en lo anterior, y subrayaron los aportes que los Colegios de Sonora, Michoacán, San Luis, Jalisco y Mexiquense han hecho a la historia regional y nacional.

El coordinador del Seminario académico de historia mexicana e historia del Estado de México de la institución anfitriona, Xavier Noguez Ramírez, dijo que México y el mundo deben aprovechar la historia para responder a la falta de definición de rumbo en momentos tan complicados como los que se viven. La historia debe cobrar mucha fuerza para darnos algunas de las respuestas que necesitamos, apuntó.

El tono más crítico de las ponencias fue el del doctor Jaime Olveda Legazpi, investigador de El Colegio de Jalisco, quien afirmó que el desarrollo que ha alcanzado la democracia y el hecho de que ahora la sociedad mexicana sea contestataria y demande el respeto a sus derechos, se deben a que los ciudadanos tienen otro conocimiento de su pasado histórico, más vivo y con mayor significado.

Una de las preocupaciones fundamentales de los historiadores consiste en buscar la forma de vincular a sus instituciones de investigación con la sociedad y convencer a ésta de que lo que producen es útil. En los últimos años, las instituciones que se dedican al estudio de las ciencias sociales han pasado por condiciones críticas porque esos campos del conocimiento son considerados menos científicos y se cuestiona su utilidad práctica.
Puntualizó que el reto en el futuro inmediato es convencer a la burocracia y a la sociedad en general de que las Ciencias sociales en su conjunto son fundamentales para la formulación y evaluación de las políticas públicas, y para solucionar los problemas que van surgiendo de la transformación constante del país y de la convivencia cotidiana. Los Colegios y otros institutos similares son precisamente la fragua donde se forjan los especialistas en resolver esta problemática, aseveró.

El doctor Ignacio Almada Bay, investigador de El Colegio de Sonora, aseguró por su parte que para responder a los embates de una comunicación masiva teñida de supersticiones, amarillismo y sesgo partidista, y el creciente proselitismo sectario y privatizador que ha infiltrado al Estado, debe florecer de nuevo y reposicionarse el laicismo emblemático y firme de los fundadores de la Casa de España en México y de El Colegio de México —la primera de las instituciones de su tipo que fue creada.

En su oportunidad, la doctora Chantal Cramaussel Vallet, investigadora de El Colegio de Michoacán, dijo que en la historia, como en general en ciencias sociales, el presupuesto que necesita un investigador no implica generalmente grandes inversiones tecnológicas ni grandes desplazamientos. Y agregó que la vitalidad en la investigación y el surgimiento de iniciativas dependen en parte del presupuesto con el que cuentan los académicos para organizar reuniones académicas y asistir y participar en foros nacionales e internacionales.

La doctora Oresta López Pérez, investigadora de El Colegio de San Luis, explicó que el desafío mayor de ésa y el resto de las instituciones de su tipo es discutir desde la región y desde los tiempos actuales, el tipo de historia que se requiere en el contexto de los nuevos horizontes historiográficos, así como el tipo de formación de nuevos profesionales capaces de afrontar las memorias emergentes que derivan de los fenómenos globales y las nuevas ciudadanías culturales y étnicas.

Por parte de El Colegio Mexiquense, A. C., la investigadora María del Pilar Iracheta Cenecorta, hizo un llamado a los gobiernos, la iniciativa privada y la sociedad a valorar las aportaciones que han hecho los colegios en materia de investigación y docencia, que en el caso del Estado de México, se ha traducido en un sólido trabajo histórico, pues casi 30% de la producción editorial de El Colegio está dedicado a la historia.