Comunicado de prensa 032/2005

Las PyMES mexicanas, obligadas a crear redes virtuales; sólo 7% de los mexicanos tiene acceso y usa la Internet

*Organizaron El Colegio Mexiquense, A. C., y la Canaco-Servytur conferencia del embajador Mitsuhiro Kagami sobre la experiencia japonesa

Toluca, Estado de México, 17 de octubre de 2005.

Además de un cambio de actitud de los empresarios a favor de la perseverancia y de la creación de empresas que aprovechen nichos de oportunidad inexplorados, es necesario revisar los efectos de la falta de una política industrial en el país y que las micro, pequeñas y medianas empresas (PyMES) trabajen en la integración de redes virtuales, así como que las empresas mayores las incorporen como sus proveedoras. En todo caso, el reto no sólo es la productividad, sino la calidad, y aprovechar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

De una sesión caracterizada por la amplia y variada participación de los asistentes, del diálogo entre éstos y el embajador de Japón en Nicaragua, Mitsuhiro Kagami, resultaron las anteriores propuestas en la sede de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo del Valle de Toluca (Canaco-Servytur) a la que acudió el diplomático, invitado por El Colegio Mexiquense, A. C., a través del investigador Omar Martínez Legorreta, a ofrecer la charla "El modelo japonés de las pequeñas y medianas empresas: su importancia para México y América Latina".

El embajador Kagami presentó una exposición directa y sencilla en que analizó el vital papel que cumplió el gobierno japonés en el impulso a las PyMES después de la Segunda Guerra Mundial, partir de una política industrial en que se impulsó a la industria del carbón, el acero y la química, se hizo una tregua fiscal, se favoreció el desarrollo tecnológico y la creación de parques industriales. Esa política fue adecuándose sucesivamente con ajustes importantes incluso en la década de los noventa, cuando Japón vivió momentos de estancamiento y se optó por una nueva estructura industrial, la jerarquización de las empresas y la creación de mercados virtuales.

En este punto, dio a conocer que hasta 2001, según datos del Foro de Cooperación América Latina-Asia del Este, de entre 32 naciones, Corea del Sur ocupaba el primer lugar en el acceso y uso de la Internet con más de 52% de sus habitantes en el empleo de la supercarretera informática; Japón estaba en cuarto sitio, con 38%, y México en el decimotercero, con sólo siete de cada cien habitantes con acceso a la red de redes.

La parte más intensa de la sesión -que fue conducida por el presidente de la Canaco-Servytur, Marco Antonio González Castillo, y a la que acudieron el presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Carlos Quintana Roldán; el presidente del Consejo Consultivo Económico del Estado de México, Gabriel Villaseñor Ruiz, y el director general de Fomento a las Micro y Pequeñas Empresas, Alfredo del Mazo Maza- correspondió a la sesión de preguntas y respuestas.

En esa parte, el embajador Kagami aceptó que la República Popular China también es un "dolor de cabeza" para Japón por su agresiva política comercial sobre la base de la reproducción de tecnología, y sugirió que México ingrese al mercado japonés a partir de la calidad de sus productos, a la vez que -pronosticó- mientras dicho mercado difícilmente se abrirá a los productos agropecuarios, en materia industrial hay complementariedad entre ambos países.

Una vez que se le hizo un reconocimiento por organizar el encuentro, el maestro Omar Martínez Legorreta centró su participación en la necesidad de que los empresarios y los gobiernos de México conozcan, analicen y adecuen en lo que sea pertinente la experiencia japonesa con las PyMES, pues en ambos países éstas realizan más de 90% de las actividades económicas y son las que más empleo ofrecen. Al mismo tiempo, reiteró el papel de la academia como un medio de difusión del conocimiento y de acercamiento de funcionarios y empresarios a experiencias internacionales exitosas.

De las intervenciones de los integrantes de la Canaco-Servytur destacaron las relativas a la necesidad de que los empresarios mexicanos cambien su actitud por una caracterizada por la perseverancia y la creatividad, y que los gobiernos, en este caso el del Estado de México, hagan su parte combatiendo a fondo la corrupción.

En su oportunidad, el ex secretario de Desarrollo Económico y actual presidente del CCEEM, Gabriel Villaseñor Ruiz, de quien se elogió su desempeño a favor de las PyMES mexiquenses, subrayó la necesidad de fortalecer la vinculación entre empresas e instituciones de educación superior por medio del desarrollo tecnológico.