Comunicado de prensa 029/2005

Se empobrece la formación y desempeño de los profesores por el exceso de trabajo burocrático; la historia da sentido crítico al presente: Aguirre Lora

Zinacantepec, Estado de México, 5 de septiembre de 2005.

Las "épocas de oro" en que el profesor normalista tenía una formación muy amplia contrastan con las presiones a las que se ve sometido actualmente el docente frente a grupo, al que se exigen pesadas tareas burocráticas en lugar de ofrecerle espacios de reflexión y discusión donde problematice el presente de la educación y, mediante la discusión con sus pares, enriquezca su formación.

El compromiso serio de construir la nación, de apostar por un esfuerzo colectivo y de creer en México que marcó otras épocas, se ha perdido por la pauperización del proceso formativo y del ejercicio profesional de los profesores normalistas, en que no se enfatiza la gran aportación crítica que tiene la historia, y en especial la historia de la educación, afirmó la doctora María Esther Aguirre Lora.

La investigadora del Centro de Estudios sobre la Universidad de la UNAM reconoció que la Internet es un instrumento "maravilloso", pero advirtió que su uso debe hacerse a discreción y con discreción, y junto con el proyecto Enciclomedia que impulsa el gobierno federal, por señalar dos ejemplos, debe aplicarse atendiendo a las realidades locales e inmediatas de las diversas regiones del país.

Invitada por la doctora Elvia Montes de Oca Navas, coordinadora del diplomado "Historia de la educación en el Estado de México" que ofrece El Colegio Mexiquense, A. C., la investigadora de la UNAM ofreció la conferencia "De cómo cifras y mapas ganaron la escuela en el Porfiriato", y señaló que la enseñanza que deja el estudio de esfuerzos educativos realizados en otros momentos es sobre la necesidad de problematizar el presente de la educación.

En ese sentido, elogió el diplomado que imparte El Colegio Mexiquense, A. C., al que asisten profesores de los subsistemas estatal y federalizado.

La doctora Aguirre Lora manifestó que es preocupante la insistencia de la Secretaría de Educación Pública en aplicar la reforma del plan de estudios de la secundaria que reduce a un curso la historia de México y excluye la mayor parte de la época prehispánica, aunque -explicó- es consecuente con el liberalismo y la globalización. Ahora se ve como una pérdida de sentido a los saberes estimados "inútiles", como la historia, pero no hay que cruzarse de brazos, propuso, sino insistir en la enorme fortaleza crítica que tiene la historia para afrontar los retos actuales.

Reconocida nacional e internacionalmente como historiadora de la educación en México, la investigadora afirmó que el empleo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación no debe significar la pérdida de saberes fundamentales, como la lectura, la escritura o la historia oral. A la vez, subrayó que la sociedad mexicana tiene un horizonte de posibilidades a condición de que los mexicanos no pierdan su capacidad crítica, y de que los profesores se formen en y enseñen las múltiples historias posibles que tiene México.

Se está reduciendo al mínimo el sentido crítico de lo que los mexicanos han vivido y de hermanarse con lo que hicieron otros, lo cual constituye una de las grandes pérdidas que resulta del sentido de vida que actualmente existe, cuestionó.

La doctora Aguirre Lora ofreció un análisis detallado de los esfuerzos que se realizaron en el México del siglo XIX para avanzar en el conocimiento de la geografía nacional y mundial -con el esfuerzo de Antonio García Cubas, el primer geógrafo mexicano-, así como en el acopio de información con fines estadísticos, y la manera en que se buscó llevar esos conocimientos a la escuela básica durante el Porfiriato.

En la sesión de preguntas, algunos de los alumnos del diplomado y de los profesores que acudieron a escuchar la conferencia externaron su preocupación por la escasa importancia que se sigue dando a la geografía en la enseñanza básica, y dieron a conocer que, a diferencia de otros años, los profesores están en riesgo de no contar en este ciclo escolar con los libros destinados a ellos, a lo que suma un retraso preocupante en la entrega de los libros de texto gratuitos, debido, según se les ha informado, a la posible insuficiencia presupuestal que padece la Comisión Nacional respectiva para pagar a las empresas editoras.