Comunicado de prensa 015/2005

India, una potencia emergente gracias a su crecimiento económico y a su estabilidad política

*Ofreció conferencia la embajadora Graciela de la Lama

Zinacantepec, Estado de México, 16 de mayo de 2005.

India -al igual que Irlanda y Grecia- es considerado uno de los países que más ha sorprendido al mundo por su fuerte desarrollo económico y por su creciente presencia internacional, a grado tal que los especialistas la han considerado un ejemplo a seguir para México.

Por su parte, la embajadora Graciela de la Lama, quien representó a México en India entre 1980 y 1988, consideró que su fuerza económica, industrial y militar proyectan a esa nación como una potencia en los años por venir, a lo que se suma el hecho de que cuenta con una política internacional muy definida.

Invitada por El Colegio Mexiquense, A. C., a través del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Asia Pacífico, a dictar la conferencia "India, una potencia emergente" la embajadora De la Lama sostuvo que no es sorprendente considerar a India como una potencia debido a dos factores fundamentales, a saber, su destacada independencia industrial y contar con un ejército prestigioso, profesionalizado y voluntario, el cual es uno de los más grandes del mundo pues cuenta con más de un millón de efectivos.

La también diplomática en Nepal, Sri Lanka, Bangladesh, Sudán e Irak, se detuvo en el análisis de este aspecto, y explicó que en India no existe el reclutamiento obligatorio. El ejército de ese país cuenta con una larga tradición que se remonta a sus participaciones en la primera y la segunda guerras mundiales, antes de su independencia del Reino Unido, en 1947, y luego ya como nación independiente por su conflicto con Pakistán. Se trata -confirmó- de un ejército experimentado, cuyas actividades y participaciones incluyen misiones de paz encabezadas por las Naciones Unidas.

En el otro aspecto relevante, detalló que la política internacional de India se basa en principios fundamentales y en el no alineamiento y la independencia, los cuales, en conjunto, han aumentado su presencia en los foros multilaterales y han definido sus relaciones bilaterales.

La conferenciante habló también de la importante presencia y trabajo de la viuda de Rajiv Gandhi, Sonia Gandhi, de origen italiano, y de su decisión de no buscar ser primera ministra, lo cual llevó a ese cargo al economista Manmahan Singh, en mayo de 2004, quedando ella como presidenta del Partido del Congreso. La evaluación del gobierno de Singh ha sido positiva durante el año en que lo ha encabezado, consideró.

Dicho éxito, explicó, se debe a que el primer ministro es economista, lo cual ha sido bien visto en el contexto internacional, aun cuando pertenece a la minoría sij, que representa apenas 2% de la población del segundo país más poblado del mundo, con mil millones de habitantes. Manmahan Singh ha demostrado tener visión, detalló, de lo que India puede ser y hacer.

La embajadora De la Lama analizó también el proyecto del gobierno indio presentado en febrero pasado que despertó grandes expectativas dentro y fuera del país, y consistió en aplicar un impuesto de 0.1% sobre los retiros bancarios mayores a 10 mil rupias. La medida fue rechazada por los congresistas, cuya oposición evitó la transformación de la economía india "negra" en una "sancionada, blanca y sujeta a impuestos". A pesar de que la economía de India ha crecido a tasas muy importantes, el cobro de impuestos es bajo, precisó la conferenciante.

La diplomática subrayó la importancia que ha tenido para India el tratado comunitario de transferencia de tecnología y la suspensión de las pruebas atómicas. Con esta última decisión ha respondido a los reclamos que se le hicieron por las pruebas realizadas en 1974 y 1998. Con todo, India sigue negándose a firmar los tratados respectivos, bajo el argumento de que, a su parecer, subsisten medidas altamente discriminatorias y casos como el de Francia, que antes de la firma de los tratados había realizado alrededor de dos mil pruebas nucleares.

La embajadora De la Lama concluyó que en su camino para convertirse en una potencia mundial, India busca alcanzar un lugar privilegiado en materia de política internacional como resultado de un esfuerzo sistemático cuyo fin es acceder al Consejo de Seguridad de las Naciones (conformado por 15 miembros, cinco permanentes y 10 electos por dos años), así como afianzando su desarrollo económico y político.