Comunicado de prensa 034/2010

comunicado34_2010

El doctor Riguzzi consideró que la mención refuerza la convicción de que es posible interpretar, desde la vertiente económica, muchos aspectos de la vida mexicana.

RECIBE MENCIÓN HONORÍFICA ARTÍCULO DE INVESTIGADOR DE EL COLEGIO MEXIQUENSE, A.C.

El Comité Mexicano de Ciencias Históricas otorga la mención a ensayo de Paolo Riguzzi y Alma Parra

Zinacantepec, Estado de México. 1 de octubre de 2010.

Durante el siglo XIX y los primeros años del XX, la minería latinoamericana constituyó una importante fuente de recursos para la inversión extranjera, predominantemente británica; por ello cientos de empresas se organizaron para operar en la región.

El análisis de estas inversiones en la minería mexicana durante la época mencionada es el objeto de estudio del artículo “Capitales, compañías y manías británicas en las minas mexicanas, 1824-1914”, de la autoría de Alma Parra y Paolo Riguzzi, trabajo merecedor de la mención honorífica entregada por el Comité Mexicano de Ciencias Históricas a los mejores artículos publicados en revistas mexicanas.

El artículo fue publicado en Historias, Revista del Instituto Nacional de Antropología e Historia número 71 en 2008, y premiado en la categoría correspondiente a los trabajos del siglo XIX. En palabras del autor, investigador de El Colegio Mexiquense, A.C., doctor Paolo Riguzzi, la importancia de esta mención radica en que un conjunto de académicos prestigiados consideró que el trabajo reúne virtudes y méritos que lo hacen merecedor de recomendarlo a la comunidad como digno de interés.

Respecto al trabajo señaló que se reunieron diferentes líneas de investigación desarrolladas en los últimos años; respecto a la primera mitad del siglo XIX, en el caso de Alma Parra y en lo referente a la segunda mitad del XIX en el suyo. Mencionó que el artículo tiene sus raices en una mesa organizada para el II Congreso de Historia Económica Mexicana, referente a la inversión extranjera en la minería mexicana.

Desde su perspectiva, la importancia del artículo tiene que ver con la consideración de que la minería ha sido una de las actividades económicas más tradicionales de México a partir de la etapa colonial, que tuvo un renacimiento en el siglo XIX debido, en buena medida, a la acción de las empresas y empresarios británicos quienes enviaron a México técnicos, maquinaria y capitales para probar su suerte en las minas mexicanas de plata y oro. Asimismo, a través de esta actividad, se creó una conexión financiera, productiva y comercial entre dos países muy alejados, la cual también incluyó el establecimiento de ingleses en el territorio, que de alguna manera dejó huellas importante en la cultura material, en la alimentación, etc.

La minería en México, después de varios siglos tuvo un declive casi absoluto, a partir de los años treinta. Luego de la crisis de 1929, con el impacto de los precios de los minerales y tras la II Guerra Mundial, practicamente se extinguió; ya no hubo empresas que realizaran la explotación, salvo algunos casos como el de Grupo México, hasta que en los años 90, por un movimiento al alza de los precios se volvieron a explotar las minas en varios puntos de la república mexicana.

En cambio, en el siglo XIX, fue uno de los motores de la economía mexicana, y durante buena parte de este siglo, los capitales y las empresas sutentaron la marcha de este sector, por ello el nombre del artículo es “Capitales, compañías y manías británicas”, porque en muchos casos esta pasión británica por la minas mexicanas se volvió una especie de moda comercial en la cual el interés iba más allá de los intereses efectivos o de la capacidad de constituir empresas viables y rentables, respondía al halo casi mítico de las minas mexicanas que durante mucho siglo porporcionaron gran parte de la plata y el oro mundial.

Actualmente, el doctor Riguzzi y la doctora Parra trabaja con temas de historia económica y en una versión en inglés de este mismo artículo, el cual será complementado con la investigación de la minería hasta los años cincuenta, lo que abarca todo el período de vida de las empresas británicas en México.