Comunicado de prensa 021/2010

NECESARIO RECONFIGURAR EL SISTEMA DE VOTACIÓN DE LOS PAÍSES MIEMBROS DEL FMI Y OCDE

Zinacantepec, Estado de México, 6 de julio de 2010.

Uno de los principales problemas económicos a nivel mundial es la crisis de legitimidad que tienen las instituciones económicas multilaterales. Así lo consideró el profesor Eduardo Morales Pérez, profesor investigador y miembro del Seminario Académico de Estudios Estratégicos e Internacionales de El Colegio Mexiquense, A. C., tema que, mencionó, no se ha analizado ni ha sido objeto de comentarios por ningún medio.

En 1944 Estados Unidos (E.U.) convocó a la Conferencia Internacional de los Países Aliados; en el contexto de la guerra, E.U. y el Reino Unido tenían propuestas técnicas académicas trabajadas por personalidades de muy alto nivel, tal es el caso de John Maynard Keynes en el Reino Unido ¾uno de los hombres más respetados en el campo económico¾quien propuso cómo diseñar el nuevo orden económico internacional al finalizar la II Guerra Mundial.

Se tenía la propuesta de crear una moneda única internacional como decisión colectiva, además de dos organizaciones para manejar asuntos financieros y monetarios; también se discutiría la forma de asignar el poder de votación. Sin embargo, la retirada del ejercito alemán era inminente, por lo que el poder adquirido tras la derrota trajo consigo la arrogancia y la soberbia que implicaba haber ganado una costosa guerra. E.U. decidió entonces establecer el dólar como moneda, con el compromiso de mantener una relación fija de 35 dólares por onza de oro.

En entrevista, el profesor Eduardo Morales explicó que con estos antecedentes arrancó el nuevo orden económico internacional, aunque nadie pensó que a los pocos años E.U. tendría déficit en su sector externo, lo cual provocaría una crisis debido a que no era posible mantener la relación de 35 dólares: el comercio y la actividad económica crecerían más rápidamente que la extracción de oro de los países.

En 1971, E.U. tuvo una crisis muy grave, por lo que el dólar tuvo que devaluarse en dos ocasiones, mientras que otras monedas como el yen y el marco se revaluaron; ese mismo año, se rompe el compromiso de mantener la paridad de 35 dólares por onza, así que por razones hegemónicas, en lo financiero, en lo político, en lo industrial y en lo militar el nuevo orden no funciona. Pues no responde a los análisis serios que se habían realizado en distintos países.

En el General Agreement on Tariffs and Trade (GATT), antecedente de la Organización Mundial de Comercio, cada vez que era necesario mejorar las reglas que gobernaban el comercio internacional, se creaba una ronda multilateral de comercio, donde participan los países integrantes del grupo. Hasta ahora, se han realizado nueve reuniones y actualmente la ronda de Doha se inició en noviembre del 2001 y no ha concluido, porque hay una amplia división entre todos los países. Lo que manifiesta una crisis en el ámbito comercial.

Respecto a la parte monetaria y financiera se crea un marco jurídico internacional que se conoce como el convenio constitutivo de instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), con lo que se establece que para tomar decisiones fundamentales es importante contar con el 85 por ciento del poder de votos de todos los miembros, pero si un país tiene más del 15 por ciento puede bloquear la decisión de 185 países, lo que se conoce como capacidad de veto. Estas son cosas que tienen que cambiar, consideró el profesor Morales, cómo es posible imaginar que Arabia Saudita tenga más poder de votación que países como India y Brasil juntos, o que Venezuela hubiese tenido mayor poder de votación que México cuando éste tiene una mayor producción y más diversificada. Existen países que tienen un poder de votación inferior a sus dimensiones económicas, es decir hay una crisis de legitimidad, estas son las causas que no se han analizado, profundizado, ni discutido: el por qué existe esta crisis de legitimidad en las instituciones económicas multilaterales que son los que bloquean la posibilidad de llegar un acuerdo.

En opinión de Morales, en este momento la mayoría de los países quieren establecer regulaciones muy severas al sector financiero, productivo y comercial, regulaciones, supervisiones, vigilancia y sanciones a las instituciones que tomen riesgos y pongan en peligro al sistema financiero nacional e internacional. La Unión Europea también desea aplicar medidas a la banca; E.U. tiene un gran debate, Barack Obama se pronuncia porque existan regulaciones, porque no se vuelvan a repetir fenómenos masivos que han desencadenado que los gobiernos hayan tenido que crear fondos de ayuda incrementando el déficit de las finanzas, lo que implica un endeudamiento.

Por todo lo anterior, el profesor Morales consideró que un paso muy importante para avanzar en materia económica es crear una regulación al sistema financiero internacional y reconfigurar el de votación de los países miembros del FMI y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).