Comunicado de prensa 008/2010

DESDE LA DÉCADA DE 1980 AMÉRICA LATINA SE HA VISTO CONTINUAMENTE SACUDIDA POR LAS CRISIS ECONÓMICAS

- La informalidad de la economía y el desempleo caracterizan a los países de la región, consideró el doctor Juan Pablo Pérez Sáinz, de la FLACSO Costa Rica.

Zinacantepec, Estado de México, 22 de marzo de 2010.

La región de América Latina se ha visto sacudida desde los años 80 por lo que los especialistas han denominado la crisis de la deuda externa y que, entre otros casos, se ha originado por el incremento abrupto de las tasas reales de interés, en la caída del empleo y la pérdida de capacidad económica de los países, aseguró el doctor Juan Pablo Pérez Sáinz, profesor investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Costa Rica.

Al impartir la conferencia ¿Se puede volver a domesticar al mercado desde lo social? Reflexiones desde la exclusión y las desigualdades sociales en América Latina en el Aula Mayor de El Colegio Mexiquense, A. C., explicó que los autores que han estudiado este fenómeno a partir de los precios de exportación de los países menos desarrollados, coinciden en que la tasa real media de la deuda en América Latina se elevó de menos seis por ciento, es decir una tasa negativa en 1981, a un más 14.6 al año siguiente, 1982.

Esto supuso para los países latinoamericanos una transferencia masiva de recursos al exterior, como único medio de afrontar la deuda, estimada en aproximadamente el seis por ciento del Producto Interno Bruto total de América Latina. Así, se estima que para 1985 cada habitante estaba endeudado en mil dólares.

Lo más importante es que el ajuste que tuvo en ese momento la crisis fue de carácter interno y en el mercado laboral implicó un gran incremento del desempleo. Ello generó una situación hasta entonces desconocida y que ha sido descrita como el “desempleo estructural” que se mantiene hasta nuestros días como rasgo característico.

Otro factor de suma importancia fue la caía abrupta de los ingresos laborales, fueran salariales o no, principalmente en los escenarios urbanos donde se ubica a la mayor parte de la población, dado que en las zonas rurales sus efectos fueron relativamente menores.

El doctor Pérez Sáinz explicó que el origen de estas grandes crisis se encuentra en factores como el agotamiento del excesivo intervencionismo estatal, conocido como el modelo de sustitución de importaciones que en su momento se orientó hacia el mercado interno de cada país; este modelo benefició claramente a dos grupos específicos; por un lado la burocracia y por el otro los sindicatos.

Aunque desde los años 80 surgió claramente una fuerte estigmatización del empleo público y de los sindicados, considerados como los grandes beneficiarios de las políticas estatales y las rentas que habían generado, a la distancia habría que cuestionar el silencio que se hizo sobre el tercer grupo que, sin duda alguna, fue el principal favorecido con la acción del Estado, y que fueron los empresarios impulsores de la corriente neoliberal que se puede sintetizar como “menos Estado y más mercado”, es decir, fueron los impulsores de un nuevo modelo de acumulación económica.

El doctor Pérez Sáinz consideró que es necesario aprender de la historia y si en los años 80 hubo una rápida y consensuada interpelación del Estado pidiéndole cuentas, habría que cuestionarnos por qué hoy en día estamos ante la crisis del modelo neoliberal surgido en esa misma época y abierto claramente a la globalización y cuyas políticas sociales son las que construyen a los pobres, dado que en términos reales sus beneficios escasamente llegan a las bases de la sociedad.