Comunicado de prensa 019/2004

El marco normativo y las formas de organización no responden ya a las aspiraciones de las instituciones de asistencia privada

Zinacantepec, Estado de México, 20 de agosto de 2004.

La Ley federal de fomento a las actividades realizadas por organizaciones de la sociedad civil, que entró en vigor apenas en febrero pasado, respeta la constitución de las instituciones de asistencia privada (IAP) -de las cuales hasta el año pasado había constituidas más de 180 en la entidad- y la existencia de patronatos para administrarlas, pero este modelo no encaja con el ordenamiento federal, y por lo mismo hay un desencuentro entre la ley y ese tipo de organizaciones, que en el Estado de México son objeto de la Ley de instituciones de asistencia privada que entró en vigor en 2001.

Dicha contradicción fue señalada por la investigadora Gloria Guadarrama Sánchez, quien participó con la conferencia "El marco normativo de las instituciones de asistencia privada" en el Seminario permanente de estudios sobre organizaciones civiles organizado por el Programa Interdisciplinario de Estudios sobre el Tercer Sector de El Colegio Mexiquense, A. C.

Para la estudiosa, junto con el proceso de cambio que están viviendo las instituciones de asistencia privada -las cuales consideran que las normas y formas de organización vigentes ya no responden a sus aspiraciones- se está dando un ciclo de flexibilización del modelo que han seguido, caracterizado porque su acción descansa en la cooperación para la acción social, y ésta implica confianza en aspectos como las donaciones.

Al donar dinero a una IAP, los donantes quieren tener la seguridad de que los recursos van a aplicarse a los propósitos de la institución, y la experiencia demuestra que cuando existen reglas claras, la cooperación se facilita, añadió la investigadora de El Colegio Mexiquense, A. C., quien se ha especializado en el estudio de la asistencia social y trabaja actualmente el tema "Ideas y fines de la asistencia privada en el Estado de México, 1986-2000".

La también autora del libro Entre la caridad y el derecho. Un estudio del modelo nacional de asistencia social, entre otras publicaciones, señaló que estudiar el marco normativo es importante porque éste expresa las relaciones que se establecen entre Estado y sociedad, y las formas de vinculación que se dan a través de instituciones.

Hizo un recorrido histórico por el marco normativo señalado a partir del siglo XIX y advirtió que a mediados del siglo pasado, se regresó al modelo que se había establecido durante el largo periodo que Porfirio Díaz gobernó el país, aunque en los años 40 disminuyó el papel interventor del Estado en la asistencia, al consolidarse las instituciones de protección social, entre ellas el IMSS; a partir de ese momento la asistencia privada disminuyó su importancia y las expectativas se trasladaron al crecimiento económico del país, describió.

Esa situación duró hasta los años 80, cuando resurgió la sociedad civil y se hizo necesario reconstruir el consenso entre gobierno y sociedad sobre nuevas bases para la participación de los actores civiles y el reconocimiento político, un nuevo arreglo institucional y asimismo una nueva flexibilización, dijo.

La investigadora afirmó que el modelo de asistencia privada es resultado de factores internos de las instituciones, pero también políticos, de consenso y de arreglos institucionales, cuya configuración dentro del marco normativo vigente al nivel nacional y estatal está relacionado con aspectos como las facilidades fiscales, pero igualmente con normas y formas de organización que no responden ya a las aspiraciones de las IAP.