Comunicado de prensa 025/2003

Falta claridad para definir a las organizaciones de la sociedad civil; un investigador propone llamarlas «solidarias»

Zinacantepec, Estado de México, 17 de abril de 2003.

La sociedad civil no se presenta como un fenómeno homogéneo, pese a que se ha popularizado esta manera de verla en los últimos años a través de algunos medios informativos, señaló el investigador Gustavo Verduzco, director del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, quien se manifestó porque en México se hable de un sector solidario o de organizaciones solidarias, términos que permiten una visión más clara de todo lo relacionado con la sociedad civil.

Durante la conferencia que ofreció en el Seminario Permanente de Estudios sobre Organizaciones no Gubernamentales de El Colegio Mexiquense, A.C., admitió que hay intersecciones, ambigüedades y diferencias entre los distintos enfoques con que se estudia al tercer sector, pero es dable lograr un solo punto de vista en cuanto a su denominación, ya que la existencia de muchas expresiones crea confusión.

Se refirió a la existencia y vigencia en México de tradiciones intelectuales distintas relacionadas con nuestra forma de ser, pero cada enfoque no es total y más bien atiende a una parte de la realidad con cierta lógica.

El autor de Comunicación gubernamental y sectores populares urbanos, La comprensión de lo social, una metodología y Campesinos itinerantes, entre otros libros, agregó que si se observan los tipos de organizaciones y sus funciones explícitas, se puede ubicarlas de una manera, pero sus funciones no explícitas o manifiestas tienen otro tipo de efectos y provocan confusión, ya que siendo organizaciones con un propósito definido llegan a presentarse con otro muy distinto.

Puso el ejemplo del conflicto entre la Iglesia Católica y el Estado en el siglo pasado, cuando surgieron muchas organizaciones en defensa del catolicismo, que alcanzaron por ello importancia como oposición política, y dijo que algo semejante se daría en otras circunstancias si en un país musulmán surgieran escuelas católicas, las cuales podrían ser perseguidas como una amenaza, aunque éste no fuese su propósito.

Para abordar la génesis histórica del sector no lucrativo en México es necesario considerar a las organizaciones principales, conocer sus vicisitudes y cambios, por qué y cómo se han dado éstos, manifestó, al tiempo de explicar que en su trabajo de investigación ha notado que en las fuentes consultadas para el periodo prehispánico no existen datos, así como en lo relativo a la composición de la sociedad.

Dijo que trabaja actualmente en lograr una visión general de las denominadas ONG en México a partir de los años 90 -que se incluye en su libro El sector no lucrativo, visiones y trayectoria en México-, toda vez que la investigación al respecto es casi nula, y explicó que una definición operativa de las organizaciones es la de sector no lucrativo, para lo cual considera a aquellas que tienen una cierta institucionalidad, debido a que muchas son efímeras, lo que implica considerar a las que se reconozcan autónomas del gobierno y de instituciones totales como las iglesias, y con alguna inserción en el trabajo voluntario.

Subrayó que construir una visión general bajo la denominación de sector no lucrativo implica conocer su génesis, qué tipo de organizaciones lo componen y cómo se han desarrollado, cuáles son sus características, a cuánto asciende su número en el país, de qué tipo son y cuáles son sus diferencias y sus semejanzas.