Comunicado de prensa 001/2010

LA ACTUAL CRISIS MUNDIAL DEJARÁ IMPORTANTES LECCIONES FINANCIERAS

Uno de sus resultados deberá ser la construcción de una nueva normatividad que evite los excesos de las instituciones financieras, aseguró el investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., Eduardo Morales Pérez.

Zinacantepec, Estado de México, 21 de enero de 2010.

La crisis financiera que ha tenido fuertes implicaciones en el orden mundial dejará importantes lecciones, como puede ser la construcción de una normatividad que regule las funciones y atribuciones de instituciones estratégicas como el FED (Banco Central de Estados Unidos), a fin de evitar la creación de activos altamente riesgosos que a la postre provocaron el colapso del sistema financiero de muchos países.

El investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., Eduardo Morales Pérez, expresó que en días pasados el presidente Barak Obama anunció la intención del gobierno de Estados Unidos para recuperar el dinero que se invirtió en el rescate de su sistema financiero y que en buena parte se canalizó al pago de bonos millonarios a favor de los ejecutivos de alto nivel, ya que estos recursos pertenecen a la sociedad y por lo tanto los bancos deben asumir el costo de la crisis en que se vieron inmersos.

Morales Pérez explicó que este anuncio ha causado importantes reacciones, pues el Tesoro de Estados Unidos declaró qué medidas similares a las que propone el presidente Obama podrían ser adoptadas por los gobiernos de otros países, para que los bancos devuelvan hasta el último centavo destinado a su rescate.

Esta propuesta también ha sido secundada por el Fondo Monetario Internacional, que destacó que muestra la decisión política del gobierno norteamericano para evitar que en momentos críticos los ciudadanos se vuelvan a ver afectados injustamente por medidas como el incremento a las tasas de interés o ponerse en riesgo las hipotecas de sus casas.

No obstante, destacó la importancia de que cada país de acuerdo a sus propias circunstancias y situaciones encuentre el camino para recuperar el dinero del pueblo, y mediante el diseño y aplicación de medidas similares a las anunciadas por Estados Unidos, eviten que el rescate de los bancos sea endosado a rubros como la deuda interna, la cual deberá ser pagada por las generaciones posteriores y que a la larga tampoco es favorable para ninguna nación.

La tendencia general, subrayó, es el establecimiento de reglas muy estrictas que impidan que los bancos, en aras de una mal entendida innovación financiera, lleguen a los excesos cometidos en el manejo de los recursos de la sociedad, como las hipotecas de alto riesgo.

“Cada país tiene su propia legislación y en un contexto muy especial no tenemos que seguir al pie de la letra lo que Estados Unidos está haciendo para rescatar el dinero que inyectó al rescate financiero, pues existen otras formas como la vía impositiva para alcanzar este objetivo”, subrayó.

El también coordinador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Europa precisó que esta decisión del gobierno norteamericano incidirá directamente en la operación del sistema financiero internacional, pues en países como México, gran parte de las instituciones bancarias son operadas por grupos extranjeros que tienen su matriz en otras naciones, por lo que habría que ver con mucho cuidado lo que estas decisiones significan y el efecto que pueden tener.

“Anuncios como los hechos por el presidente Barak Obama sugieren que en el futuro, en caso de presentarse una situación semejante, los banqueros deberán repagar hasta el último centavo que reciban de los gobiernos para solventar cualquier crisis, pues ante todo se trata de recursos de la sociedad que se obtienen mediante el pago de impuestos por parte de los ciudadanos”.