Comunicado de prensa 014/2011

REQUIERE MAYOR INVESTIGACIÓN LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE MALINALCO


comunicado014_2011

Zinacantepec. Estado de México, 14 de marzo de 2011.

La necesidad de una explicación de la zona arqueológica de Malinalco, con relación a su región y a su tiempo, fue uno de los temas tratados durante la conferencia denominada “El templo monolítico de Malinalco”, dictada por el doctor Xavier Noguez, profesor investigador de El Colegio Mexiquense, A.C.

Se consideró que la existencia de esta zona se sujeta a muchas preguntas y a la falta de una metodología que las libre de interpretaciones fáciles y populares, por lo que existe la necesidad de los investigadores por recuperar los espacios explicados de manera fácil en los sitios arqueológicos con el fin de solventar y eliminar las historias fantásticas que a veces se cuentan de las zonas arqueológicas.

En la exposición, el doctor Noguez se refirió a la importancia de la planta denominada malinalli, la cual tiene un simbolismo que hizo a los mexicas construir un sitio ceremonial que presentaba retos importantes; los estudios elaborados por Alfredo López Austin han dado luz respecto a esta zona, quien considera que la malinalli representa dos fuerzas: masculina y femenina, símbolos de la guerra para los grupos mexica-tenochcas, quienes tienen una cosmovisión obsesivamente militar.

Noguez, mencionó que, tras las excavaciones realizadas en Malinalco por García Payón, al final de la década de los treinta, no se ha realizado otra de gran magnitud, sólo en algunas áreas específicas; él es quien ha dado casi todos los datos existentes respecto a la zona de Malinalco.

Dijo que el águila y el jaguar, elementos que es posible encontrar al interior del templo de Malinalco, tuvieron gran importancia; la forma que tienen esta figuras, mencionó, responde a una situación de jerarquía militar, según se puede leer en un pasaje de Fray Bernardino de Sahagún, donde se indica que las máximas jerarquías militares eran los petates de águila y los petates de jaguar.

Entre las fiestas importantes que se realizaban, una se asociaba con el equinoccio de primavera, el cual está relacionado con el desollamiento ritual, por lo que el orificio ubicado detrás del águila, en el centro del interior del templo, puede haber servido para depositar la piel, auqnue también mencionó que el templo era en distintas acciones rituales; al respecto del orificio que se encuentra en el edificio que da hacia el oriente no existe información que pudiera aclarar su uso.

El eje principal del templo monolítico es norte-sur, el jaguar que se encuentra dentro da hacia el cerro, los dos que están cerca de las alfardas miran al el sur, igual que el portaestandarte; el templo es parte de un cerro importante para la población matlatzinca. A diferencia del templo mayor que se orienta hacia el poniente, Malinalco es un sitio donde existen otros simbolismos y puntos cardinales.

Trabajar en la explicación acerca de cómo actúa la ideología de los puntos cardinales en Malinalco, en relación con el Templo Mayor o Tepoztlán, que es contemporáneo a la construcción de Malinalco, entre otros elementos planteados en la conferencia del doctor Noguez son tema de investigación a desarrollar.

El doctor Noguez mencionó innumerables elementos que han aún no son objeto de una investigación profunda; la vinculación de los elementos a investigar con piezas y con otras zonas arqueológicas permitirán desarrollar y comprender muchos cuestiones que aún no se han desentrañado en la zona de Malinalco.

El ciclo de Arqueología y etnohistoria Mesoamericana continúa con la conferencia “Cacería, sacrificio y poder en Mesoamérica”, del doctor Guilhem Olivier el 6 de abril en el Aula Mayor ubicada en las instalaciones de El Colegio Mexiquense, A.C.