Comunicado de prensa 015/2011

SE PRESENTÓ LA CONFERENCIA “LA ESCUELA ELEMENTAL EN EL VALLE DE TOLUCA DURANTE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIX”


Zinacantepec. Estado de México, 22 de marzo de 2011.

Los archivos municipales de algunas entidades mexiquenses fueron las fuentes principales para la investigación que, respecto a las experiencias educativas en el valle de Toluca, realizó el doctor José Bustamante Vismara de El Colegio de México, quien dictó la conferencia “La escuela elemental en el valle de Toluca durante la primera mitad del siglo XIX. Fuentes, hipótesis, problemas.”

En la conferencia, organizada por la Maestría en Historia que ofrece El Colegio Mexiquense, A.C., se mencionó que la información, proveniente de los archivos municipales representó el ideal para examinar las dinámicas locales de las instituciones educativas, ya que aunque se trata de información asistemática e irregular, con grandes vacios, puede brindar una mirada distinta a la historia de la educación.

Por otra parte, la elección que hizo el investigador de la zona se vincula con la existencia de los acervos, pero también con la posición del valle, pues resultaba una zona relativamente cosmopolita; una ciudad donde se organizó uno de los pocos establecimientos de educación superior: el Instituto Científico y Literario.

La intención de la investigación fue ir más allá de la municipalidad y reconocer la circulación que pudo haber dentro del valle, así como observar las relaciones entre la cabecera municipal y los pueblos aledaños.

Tras el proceso de independencia, y el surgimiento de los ayuntamientos constitucionales, éstos asumieron la responsabilidad educativa elemental, lo que supuso dejar de lado al gobierno estatal aunque mantuvo injerencia a nivel legal, más tarde esto daría como resultado el carácter centralizador de la educación elemental.

A finales de 1830, aparece en los documentos un órgano denominado Comisión de Educación Pública, así como las Juntas de Instrucción Pública, que tras 1824 se sostendrían y serían las encargadas de impulsar la educación, éstas estaban conformadas de manera heterogenea, en ocasiones por el sacerdote, algunos vecinos de la cabecera, etc., al respecto es importante mencionar que la relación entre educación y catolicismo continuó hasta la mitad del siglo XIX.

La investigación abordada por Bustamante deja de lado experiencias de escuelas conventuales, parroquiales, particulares, o Amigas, instituciones que se conviernen en una alternativa de estudio para completar el panorama educativo de la época. Por otra parte, la relación entre los aspectos étnicos de las poblaciones y el propósito político es otro de los temas que queda a investigar, pues aún cuando en la escuela republicana de este periodo se trata de implementar un proceso igualitario los aspectos étnicos dentro de las instituciones son soslayados.

La búsqueda de elementos que complementen el panorama histórico de las educación elemental de esta época no es un trabajo sencillo, sin embargo, ante el panorama educativo actual, Bustamante mencionó que historizar la educación y las instituciones “permite advertir que somos los responsables de lo que hacemos con ellas y de volverlas socialmente significativas o ajenas”.