Comunicado de prensa 022/2011

Arte y liturgia cristiano indígenas, diálogo al servicio de un proyecto sincrético


comunicado_022_2011Zinacantepec, México, 23 de mayo de 2011.

Dentro del Ciclo de Conferencias 2011 Arqueología y etnohistoria de Mesoamérica, organizado por el Cuerpo académico de Historia mexicana e Historia del Estado de México de El Colegio Mexiquense, A. C., se llevó a cabo la conferencia Arte y liturgia cristiano-indígenas en el siglo XVI.

El doctor Pablo Escalante, conferencista, habló del arte cristiano indígena y de cómo éste se configuró a través del diálogo establecido entre los indígenas y los frailes. Mencionó que por parte de los indígenas se perciben dos grupos: los jóvenes hijos de nobles que acudieron al colegio de la Santa Cruz en Tlatelolco y aprendieron latín, lógica, gramática, etc. para colaborar en un diálogo intelectual más intenso con los frailes, lo que se reflejó en una participación directa de indígenas en la traducción de materiales para la evangelización.

El otro grupo indígena participante fue el de los artesanos, quienes acudieron a las escuelas de artes y oficios y aprovecharon sus propias técnicas y formaciones familiares en las artes, además de que aprendieron algunas de la tradición europea.

El doctor Escalante señaló que en el proceso de la construcción cristiano indígena y el acto de la evangelización, participaron también caciques y representantes de los cabildos indígenas, quienes supervisaban las fiestas y gestionaban los recursos para ellas.

Es importante saber que gran parte del arte que los indígenas hicieron en la Nueva España, en el siglo XVI, se produjo en el contexto de la vida litúrgica; la construcción de los conventos y decoración en las fiestas religiosas, así como los códices que se pintaron formaron parte del intercambio que existió entre los frailes y los indios con el doble propósito de conocer la religión indígena y buscar una traducción adecuada de la religión cristiana a los términos de la cultura indígena.

La presencia de lo indígena en el arte es fruto de una cultura de evangelización, donde los frailes y los indios convinieron algunas formas para crear un repertorio significativo para el indígena; cada vez que se observa, en alguna construcción del siglo XVI, algún glifo o un escudo, lo que se percibe es la huella de la presencia indígena, dada a partir de símbolos que fueron utilizados en el contexto de la evangelización.