Comunicado de prensa 026/2011

Necesario hablar de género y feminismo desde el ámbito sociológico


Necesario hablar de género y feminismo desde el ámbito sociológico Zinacantepec, México, junio de 2011.

Dentro del Ciclo de conferencias de teoría sociológica, organizado por el Seminario población, cultura y sociedad, fue presentada la conferencia "Feminismo, género y sociología" dictada por la doctora Karine Tinat del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.

El doctor Daniel Gutiérrez, organizador del ciclo y profesor investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., consideró que hablar de género y feminismo desde el ámbito sociológico permite ir más allá del binomio masculino-femenino como si fuera simple y sencillamente un planteamiento de políticas públicas y lo convierte en planteamiento epistemológico de reflexión.

Por su parte, la doctora Tinat abordó el concepto de género, dijo que se trata de un término polisémico en español que en su acepción refleja la clase a la que pertenecen las cosas; mencionó que actualmente la palabra "género" se asocia automáticamente a lo que tiene que ver con lo masculino y lo femenino, así como a los procesos sociales que los definen, lo mismo que a las designaciones sociales sobre comportamientos que se expresan en todos los ámbitos de la vida.

Explicó que el concepto de sexo remite a la faceta biológica de la diferencia sexual, mientras que la noción de género se constituyó contra la reducción de las diferencias hombre-mujer respecto al sexo, es decir, contra las diferencias anatómicas; por lo que cuando se trabaja con una perspectiva de género se demuestra que el sexo, como diferencia inscrita en los cuerpos, no genera naturalmente las distinciones que se hacen entre las categorías de lo masculino y lo femenino.

En este sentido, el sociólogo o la socióloga del género intenta entender cómo lo social transforma el sexo en género e incluso cómo las definiciones del género afectan la percepción que tenemos del sexo hasta en su materialidad anatómica.

Por otra parte, la doctora Tinat abordó algunos elementos respecto al cuerpo como soporte de clasificación, consideró que lo masculino y lo femenino son representaciones de la diferencia sexual y que la diferencia corporal determina el pensamiento haciendo de la experiencia corporal un operador simbólico.

Mencionó que algunos autores conciben la existencia de parejas de oposición, tal es el caso de lo húmedo y lo seco, lo caliente y lo frío, lo curvo y lo recto, como conceptos que responden a una asociación con el cuerpo femenino y masculino, respectivamente. La existencia de fluidos, que en la mujer se pierde con la menstruación y que se observa sólo con la producción de la leche se opone a la existencia de lo que se considera una capacidad superior en el hombre representada por el fluido fecundante, el cual nace por un proceso que se parece a la cocción de la sangre, es decir, proviene de lo caliente.

Dijo que numerosas civilizaciones relacionan lo menstrual con el frío y lo débil, ya que la mujer no puede mantener el fluido, además de que éste se asocia con la noción de impureza, lo que también implica el encierro o alejamiento de la mujer de la comunidad. Las parejas de oposición aparecen como una constante antropológica que la gran mayoría de las sociedades conocidas las integran a su cosmogonía.

La doctora Karine Tinat ha basado sus investigaciones en diversos autores, entre ellos Françoise Héritier, quien señala que las diferencias sexuales objetivas físicas generan una representación de los géneros, lo cual obra como sistema de evaluación de juicio de jerarquización, incluso en los ámbitos que no tienen relación con la diferencia de los sexos, donde se observan datos de manera selectiva y despreciativa para las mujeres

En las investigaciones es importante que las sociólogas y sociólogos del género concienticen la importancia de integrar la variable de género cuando van a trabajar sobre cierta realidad social, sin dejar de lado otras variables como la identidad, la clase social, el nivel de estudio, la religión, la experiencia personal, entre otros. Tinat dijo que la investigación con perspectiva de género normalmente aborda las desigualdades entre hombres y mujeres, no obstante, también se trata de entender cómo funciona y cómo se mantiene esta desigualdad sin perder de vista que ésta sucede a través de procesos y relaciones que requieren ser desentrañados.