Comunicado de prensa 061/2011

Olivier Dabène habla de la situación y evolución del regionalismo en AL en El Colegio Mexiquense, A.C.


comunicado061_2011A través del Seminario Población, Cultura y Sociedad, El Colegio Mexiquense, A. C., organizó la conferencia magistral "Situación y evolución del regionalismo en América Latina: la etapa de la flexibilidad", dictada por Olivier Dabène, doctor en ciencia política por Sciences Po Grenoble y presidente y director del Observatorio político de América Latina y el Caribe.

Dabène abordó el regionalismo en América Latina en distintas etapas, desde el punto de vista de Rosenthal: la primera, definida como voluntarista, caracterizada por el entusiasmo por parte de los políticos, en especial de los grandes países, y por los acuerdos que se establecieron entre ellos; en este período se consideró que centroamérica ofrecía un buen ejemplo de lo que podían hacer pequeños países pobres en materia de regionalismo y fomento al desarrollo. Luego de los sesenta, los observadores se percataron de los desequilibrios y las asimetrías, principalmente en la política de libre comercio, donde los países con mayor desarrollo se aprovecharon del libre comercio.comunicado061a_2011

La siguiente etapa, denominada revisionista, se dio en los años ochenta, la década de los golpes petroleros; en este tiempo se trataron de corregir algunos errores, existió un repliegue de la cooperación internacional, producto de las crisis económicas.

En los noventa se identificaron evoluciones como la Iniciativa para las Américas del presidente Bush, donde existió un enfoque mercantilista y central para el libre comercio; fue el inicio de la década neoliberal, donde la integración regional se limitó a facilitar los intercambios comerciales.

Dabène realizó un análisis de los siguientes veinte años, donde hay una gran cantidad de nuevas iniciativas y acuerdos, tal es el caso de MERCOSUR o el TLC, posteriormente, iniciativas tales como la Alternativa o Alianza Bolivariana para las Américas, más recientemente la UNASUR y la Comunidad de estados latinoamericanos y caribeños; mencionó que todas ellas tienen en común una serie de características definidas por crisis e historias complicadas.

En la conferencia, organizada Jorge Castillo, investigador asociado de El Colegio Mexiquense, A. C. Dabène consideró que la etapa actual se caracteriza por ser un período de flexibilidad; describió las tendencias y ofreció las explicaciones posibles de las evoluciones recientes en dichos términos. Mencionó que existe una ruptura con toda una historia de solidaridad y compromisos colectivos que los países habían tratado de asumir durante varias décadas.

Para Dabène, como resultado del desencanto de los años anteriores, y también de una evaluación lúcida de las condiciones anteriores, se ha buscado dinamizar el comercio y se han buscado acuerdos para establecer bienes públicos regionales. Consideró que luego del año 2000, se han instituido iniciativas exitosas tomadas fuera de la lógica colectiva de los acuerdos regionales históricos, tal es el caso de la Iniciativa de Infraestructuras Regionales de Sudámerica, la cual se encuentra fuera del regionalismo.

Dabène consideró en su exposición temas como el clima político y social; la situación de la energía, que en el caso del petróleo en Venezuela se ha convertido en un bien público regional, o la cooperación internacional, por ejemplo el uso del dinero de este mismo país para el desarrollo de los médicos cubanos, o la UNASUR, que trabaja temas como la defensa, la seguridad, las finanzas, la salud, entre otros.

Finalmente dijo que existe una nueva situación de geometría variable que se puede relacionar con secuencias negativas, como el tratar de identificar las regiones en América latina; no obstante, agregó, la flexibilidad bordea las fronteras de la identidad andina, aunque existe una pérdida del espíritu de solidaridad y complementariedad, actualmente cada país evalua los esquemas en los que participa.